Curso de coaching

Escucha… Competencia del Coach profesional

“Necesitamos un nuevo proceso para hacer lo que nunca antes hicimos, aprender lo que nunca antes aprendimos y llevar nuestras actuales habilidades a niveles nunca antes vistos” MCC. Elena Espinal

Un coach que desee brindar a sus clientes de coaching procesos de valor, debe desarrollar la competencia de la escucha activa.

Escuchar activa y genuinamente implica deslindarnos de los juicios que tenemos sobre el cliente y desactivar nuestra voz interna para estar presentes y atentos a la conversación que el cliente o coach nos entrega.

curso de coaching

La escucha activa es una competencia que implica el desarrollo de una de las habilidades más importantes para el coach profesional. Es el medio de percibir y la base para procesar la información. Todas las demás habilidades de comunicación, dependen de la escucha. Por ello, es de gran importancia ser conscientes de la importancia de esta competencia.

Un camino eficaz para desarrollar la escucha de un coach profesional es practicar continuamente y buscar el perfeccionamiento a través de programas y prácticas que posibiliten el desarrollo de esta competencia primordial.

Imaginemos que estamos con un coachee. Es un gerente de mantenimiento que pidió una sesión de coaching para alcanzar los objetivos que hasta este momento no se han logrado, cree que sería importante generar el compromiso de su equipo de trabajo que hasta ese momento no había contemplado.

Comienza a contarnos como observa la situación, pero nosotros no dejamos de pensar en los juicios que tenemos sobre él “No valora el trabajo de su equipo”, “Este hombre es un pesado, no confía en sus empleados”, “Con esa postura tan cerrada difícilmente logrará hacer equipo con sus jefes de área”.

La escucha activa es un proceso complejo, en el cual, el coach debe pulir habilidades específicas que transformen su manera habitual de escuchar desde sus propios juicios y maneras de ser. Es importante que aprendamos a verificar lo que nuestros coachees nos dicen, de otra manera, nos limitamos a nuestras interpretaciones y a nuestra manera particular de observar, provocando una extensión en la brecha interpretativa.

Para ello, no es suficiente contar con silencio del exterior. Es importante aprender a cultivar el silencio interior sin incomodarnos. Si no entrenamos nuestra mente para estar en silencio, la escucha no será auténtica y, por lo tanto, dejaremos ir elementos importantes de lo que el otro nos dice, que podrían ser de gran valor.

Cuando acallamos nuestros pensamientos, somos capaces de prestar atención a todo lo que sucede a nuestro alrededor. Atender, nos permite escuchar lo que dice el interlocutor y también cómo lo dice. Es vital prestar atención sincera para demostrar empatía, comprensión y apoyo al coachee, que ha depositado un tesoro muy valioso en nosotros: su confianza.

Saber escuchar requiere de respeto o aceptación por el otro. Aceptar que la forma de observar de la persona que tenemos frente a nosotros, es tan válida como la nuestra. Cultivar el respeto no es fácil, es un proceso que nos puede tomar la vida entera, sin embargo, ser conscientes de ello nos permite hacer lo necesario para aprender a ser respetuosos con los demás.

Esto conlleva apretura y flexibilidad de nuestra parte, pues cuando escuchamos realmente, estamos abiertos a nuevos aprendizajes, tenemos la gran posibilidad de transformarnos junto con el otro, de alimentarnos de su manera de interpretar el mundo.

curso de coaching

En un entorno altamente competitivo y en constante cambio, el perfeccionamiento y dominio de las habilidades de coaching no pueden ser vistas como algo opcional sino imperativo para satisfacer crecientes expectativas y mantener una ventaja competitiva.

Como coaches, tenemos el deber de prepararnos constantemente con la finalidad de ofrecer procesos de valor a nuestros clientes, que les permita aprovechar al máximo las posibilidades que tienen frente a ellos. Fortalecer y afinar la habilidad de escuchar es la base para potenciar las demás competencias de coaching, sin ser por ello menos importantes.

Por esta razón, muchos coaches profesionales buscan un curso de coaching que les brinde la oportunidad de perfeccionarse y mantenerse actualizados para responder a la demanda constante que en la actualidad enfrentamos.

La Dra. Elena Espinal y Adriana Rodríguez, directoras de Team Power, ofrecen a los Coaches profesionales el programa Mastering coaching Skills; un comprobado proceso de perfeccionamiento basado en la práctica, repetición y estandarización.

MCS es un curso de coaching especializado, certificado por la ICF como ACSTH, que facilita a los coaches el perfeccionamiento de sus habilidades a través de un acompañamiento integral por coaches profesionales que son mentores certificados.

El curso de coaching MCS, está diseñado para brindar a los coaches una experiencia de aprendizaje transformadora, en el que cada coach tiene la oportunidad de evaluar y potenciar sus competencias con el apoyo de mentores comprometidos y certificados por la ICF.

Siendo la escucha activa una competencia que permite la presencia, la creación de preguntas poderosas, establecer confianza e intimidad con el cliente, es decir, que genera la base para el resto de las competencias, en Mastering Coaching Skills contamos con una herramienta poderosa, Go React, que posibilita potenciar esta habilidad a través de evaluar de manera novedosa grabaciones de tus sesiones de coaching en compañía de un coach mentor.

Cuando un coach escucha desde lo que ha aprendido en la cultura, presenta una serie de características inconfundibles. Su escucha es automática; su voz interna tiene opinión sobre todo; no es necesariamente elegida; marca lo que es posible, dentro de los límites de lo conocido; permite coordinar acciones dentro del “más de lo mismo”.

Escuchar activamente no es solo seguir con atención el flujo de las palabras, sino abrazar, aceptar y gradualmente dejar de lado nuestro propio diálogo interior. Conforme exploremos nuestra capacidad de escucha, descubriremos que se trata de un proceso expansivo que nos permitirá percibir de una forma más directa la forma en que nos relacionamos con el coachee y con la historia que tiene que contarnos.

Potenciar la habilidad de escucha genera espacios creativos, de visiones más amplias, de agradecimiento y de compromiso, porque al escuchar activamente somos capaces de mostrar al coachee distinciones valiosas que transforman su manera de observar y le posibilitan diseñar acciones efectivas para alcanzar lo que desea.

Como coaches, potenciar la escucha activa significa escuchar el compromiso del otro; escuchar para escuchar el contratiempo presente; para escuchar la visión o el sueño o las expectativas del otro y, muy importante, para escuchar el contexto.

Aprender a escuchar comienza por reconocer nuestra manera actual de escuchar. Normalmente, no somos muy conscientes de cómo escuchamos. Podemos empezar a escuchar, escuchándonos primero a nosotros mismos y a nuestras propias reacciones, apoyándonos de un curso de coaching especializado, que nos ofrezca una guía y estructura sólidas para alcanzar nuestro mayor potencial como coaches.

Debemos ser capaces de identificar lo que sentimos como coaches, antes de tratar de escuchar lo que siente el coachee. Si aprendemos a percibir nuestros propios sentimientos, podremos conectar más fácilmente con nuestra propia experiencia y, de esta manera, enriquecer al otro, no sólo desde mostrar lo que él no observa cuando se expresa, sino también desde lo que nosotros observamos de manera diferente.